Aviso. Google obtendrá datos personales de las personas que lean este blog sin que yo pueda hacer nada para evitarlo. Se puede evitar usando una aplicación para el navegador, como Ghostery para Mozilla Firefox.

domingo, 7 de marzo de 2010

Rituales con presión sobre las personas

Un buen ritual debería terminar siempre con los participantes mas contentos y con mas energía que con la que empezaron el ritual. Uno debe acabar el ritual mejor que lo empezó. Si uno acaba un ritual mas cansado que como lo empezó, es tiempo de pensar que es lo que ha ido mal.
Puede ser que solo sea un fallo a la hora de administrar los tiempos en un ritual. Los descansos, la risa, el canto y el baile dentro de un ritual ayudan a que este se desarrolle mejor y los participantes puedan reponer energías, que surgen del propio Círculo, de ellos mismos o de la Tierra.
Pero existe el riesgo de que el ritual haya sido un ritual peligroso. Si durante el ritual ha existido presión sobre las personas, de modo que se hayan sentido mas o menos forzadas a hacer algo que no esperaban, podemos estar en este caso.
Como regla general, un ritual ha de ser transparente. Por transparencia entiendo lo siguiente.
Con antelación suficiente, los participantes del ritual han de conocer cual será su participación en el mismo, especialmente si esa participación es significativa. Antelación suficiente es, por ejemplo, un par de días antes del ritual. Antelación suficiente no es cuando la gente ya se ha reunido para celebrar el ritual o dentro del mismo. Esta antelación debe ser suficiente para responder afirmativa o negativamente a lo que a uno se le pide con libertad, libertad que puede no existir cuando la propuesta se hace una vez todos reunidos, por la presión del grupo y la situación.
La transparencia incluye también el mismo objetivo del ritual, el cual debe ser claramente establecido con antelación y respetado a lo largo del mismo.
El objetivo del ritual ha de ser uno concreto y conocido por todos, sin dobleces, segundas partes ni segundas intenciones.
Cuando esta presión sobre las personas existe, estamos ante el riesgo de que se puedan tomar decisiones que uno no tomaría en frío, sosegadamente, sino llevados por la misma presión ambiental.
Lo que uno dice dentro de un Círculo adquiere una importancia extraordinaria. Siempre debe decirse dentro exactamente lo que uno pensó fuera que iba a decir y tal cual se planeó. Por tanto, las ruedas de opinión, momentos en los que todos y cada uno de los presentes deben hablar, mostrar sus emociones, dar sus opiniones, pueden ser peligrosas, porque uno está diciendo algo que no planeó decir y quizás llevado por la presión ambiental puede decir algo que normalmente no diría.
El ambiente ceremonial y el hecho de decir algo ante testigos humanos y no humanos puede conducir a que algo que se dijo bajo presión se convierta en compromiso y llevado a la práctica.
A este respecto, tranquilos, porque los Dioses no os van a exigir que cumpláis algo que se formuló bajo presión y sin la necesaria libertad.
Respecto de los sacerdotes que organizan y dirigen ceremonias así, los hay de dos tipos, unos que hacen lo mismo que les enseñaron, sin actuar de mala fe y otros que son realmente peligrosos por manipuladores de la voluntad ajena.
Hay una serie de preguntas que sirven para desenmascarar a estos últimos:
1. ¿Tiene conocimiento el sacerdote que oficia de que existen otras alternativas? y si es así ¿por qué ha decidido actuar como lo hace, sin la necesaria transparencia?
2. De la manipulación efectuada ¿ha surgido algún beneficio para el que oficiaba?
3. En su vida privada, ¿actúa de manera transparente? ¿existen zonas de sombra? ¿cómo trata a los demás?

1 comentario:

  1. Esta entrada me ha recordado un documental llamado "El juego de la muerte" copio el link del video por si te interesa http://www.youtube.com/watch?v=J1kqWw0UZ1Q
    Este recalca exactamente lo que has comentado, de que la gente puede hacer cosas que sin presión de grupo no lo haría.

    Muy Bueno Quique

    ResponderEliminar