Aviso. Google obtendrá datos personales de las personas que lean este blog sin que yo pueda hacer nada para evitarlo. Se puede evitar usando una aplicación para el navegador, como Ghostery para Mozilla Firefox.

sábado, 17 de abril de 2010

Mas allá de las estrellas

Pom, el guisante, miraba al cielo. Para una planta que vive a ras de suelo, el cielo era el mas allá, lo desconocido, el desafio que le gustaría alcanzar. Quería llegar hasta lo mas lejos, mas allá de las estrellas.
Pom envidiaba a aquellos que alcanzaban el cielo. Un dia le preguntó al pájaro, ¿qué podría hacer para ser como tu y volar por el cielo? El pájaro le contestó, necesitas alas y plumas. Y Pom se puso a la tarea, quería tener alas y plumas como los pájaros y volar en el cielo. Hizo dietas y ejercicios, atrapaba lombrices con las raices, comía granos que caian en tierra, ensanchó las hojas y las movía para poder volar. Pero no voló como un pájaro porque no era un pájaro.
Así que Pom decidió cambiar de estrategia y le preguntó al aire, ¿qué podría hacer para ser como tu y llegar hasta el cielo? Y el aire le contestó: necesitas ser ligero, perder peso. Y Pom dejó de comer, dejó que sus raices se atrofiaran, cerró sus estomas. Casi se muere, pero no logró volar como el aire porque el no era aire.
Pero Pom seguía mirando al cielo y le gustaría llegar hasta el. Entonces le preguntó al chopo, tu que eres tan alto que llegas hasta el cielo ¿qué podría hacer para ser tan alto como tu? Y el chopo le contestó, necesitas mucha agua. Asi que Pom extendió sus raices hasta el rio y bebió mucha agua, engordó, pero no logro llegar al cielo porque el no era un chopo.
Lo intentó y lo intentó pero nunca pudo dejar de ser un guisante y por tanto no pudo volar hasta el cielo. Tan grande era su deseo y tanta su frustración y su tristeza por no poder conseguirlo, que una noche la Luna se apiadó de el. La Luna llena le envió su luz. Una cantidad enorme de luz, con tanta energía, que se sintió envuelto por ella. De pronto, estaba dentro de una burbuja de luz lunar y en un instante, dentro de su burbuja, se encontró paseando por la superficie de la Luna.
Y entonces escuchó la voz de la Luna:
“Ya sabes el secreto, usa tu imaginación. Tu imaginación te llevará donde tu quieras, eliminará todas las barreras. Puedes usarla siempre que quieras, en cualquier momento. No necesitas cambiar lo que eres, sino imaginar que eres otra cosa, unirte en tu imaginación a todos los seres, como una sola cosa.
Hay algo mas que debes saber. Lo mismo que puedes volar con tu imaginación debes volver a donde partiste y seguir siendo lo que eres. Te regalo esta piedra. Es la piedra del amor al ser. La llevarás contigo en tus viajes. Para retornar, solo debes tomarla con fuerza en tu mano y volverás a donde partiste. Ahora, presiona la piedra, vuelve y mucha suerte, mi hermano”
Pom tomó la piedra con fuerza en su mano y volvió a la tierra. Ahora puede repetir la experiencia cuando lo desea. Solo necesita volar en su imaginación, con solo convocar a su burbuja y su piedra. La burbuja y la piedra siempre aparecen. Y siempre desea volver.

Quique. Abril 2010

No hay comentarios:

Publicar un comentario