Aviso. Google obtendrá datos personales de las personas que lean este blog sin que yo pueda hacer nada para evitarlo. Se puede evitar usando una aplicación para el navegador, como Ghostery para Mozilla Firefox.

sábado, 11 de septiembre de 2010

Nirvana no, gracias

Algunos querrían alcanzar el nirvana, ese supuestamente máximo estado indefinible que consiste en la ausencia de deseos, ambiciones y sufrimientos. Quieren vivir sin vivir.

Porque la vida consiste en eso precisamente, en azucar y vinagre, en sufrir y gozar, en reir y llorar. Es un universo rico en contradicciones, deseos, ignorancias, atrevimientos, caidas y éxitos. Todo mezclado con la suerte, el amor, los sentimientos, aderezado con envidias, odios y admiraciones, salpicado de verdades y mentiras y un buen número de fracasos.

Es un universo con múltiples visiones, como lo ves tu ahora, como lo viste ayer y como lo verás mañana. Como lo ven los demás, en el presente, pasado y futuro. Es un puzzle moldeable, eternamente inacabado, sujeto a infinitas y constantes influencias, variando dia a dia y sin embargo, a veces tan quieto.

Vivir es un riesgo porque hay que tomar decisiones. Normalmente, una decisión te abre un camino pero te cierra otro. Y no hay garantías de éxito ni vuelta atrás.

Uno de los mas complejos problemas de vivir es el enfrentamiento cabeza – corazón. A la hora de tomar decisiones, ¿qué debe prevalecer, la libertad o la felicidad? ¿las ideas o las emociones? Para unos, ser feliz es lo importante, no importa mucho como. Para otros, el estado de felicidad debe encajar con un sistema de valores. Yo suelo encajar co el modelo de las ideas primero. Y sin embargo, soy muy pasional. Disfruto al olvidar todo tipo de ideas y me embarco en las tonterías mas absurdas por pura pasión. Aunque las ideas suelen prevalecer al final, recuerdo esos momentos como los mas felices de mi vida. Pero estoy orgulloso de los otros.

Otro de los problemas de vivir es convivir. Hay gente que su modelo de convivencia es quedar por encima de los demás. Otros odian esto, a veces por su propio deseo de dominancia.

En fin, se podría describir mas detalladamente como de complejo es vivir. Pero entre vivir y no vivir, yo elijo vivir. Nirvana, no, gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario